El roce de la cámara (2)

Me voy cansado teniendo ganas de tirarme de bruces al pavimento mojado y dormir, quería dormir, no saber nada de la realidad, nada. No me importó la lluvia que me mojara, lo que me preocupaba era que llegaría a mi casa y habrían 17 personas queriendo saber lo que pasaba del porqué no empezaba el show.

Al final les expliqué con toda sinceridad. Me di cuenta en sus rostros el desencanto, como tratando de culparme. Ensayamos un rato y luego se fueron.

Llega el día jueves y no llueve; desarmo la casa temprano con un poco de preocupación. Ya se acerca la hora y me transformo en escenógrafo, director, tramoya, todo para mi show.

16:05hrs Ya mis amigos debieron haber llegado; mando a Cristián (Ferro) a buscarlos. Fracaso, están en la esquina y no quieren venir.

16:30hrs Llega el caballero en su automóvil y saca cámara y demáses. Me cambio ropa, un terno plomo, pienso que mis amigos no me fallarán.

16:50hrs Me cambio ropa por que me da vergüenza salir a la calle con terno a buscar a mis amigos. Los diviso sentados en la cuneta. Con cara de disgustado los exhorto a que vayan a mi casa, les explico que la cámara ya esta. Ellos van primero de a gotas, luego, un chorro de personas.

17:00hrs Empezamos a grabar, se apaga todo. Detrás de la cámara esta el público, hay un foco de 500 watts dándome en la cara, solamente llego a notar el brillo del lente de la cámara. Escucho “En el Aire !” Fue un eco interminable en mis oídos, no terminaba nunca.

Cuando empiezo a saludar al público del estudio y en las casas, no sabía que hacer con mis manos. Las sacaba y las metía en los bolsillos de mi chaqueta que por lo demás me quedaba grande; desde el primer momento de este “roce” con la cámara supe que debía mirarla constantemente. Pero era como ponerse a hablar frente a una pared, no me decía nada, todo frío, un ojo de vidrio que no me invitaba a sonreír siquiera y aparte de los nervioso de la situación.

Cuando hicimos el bloque de las “Solteras…” utilizamos una radio-cassette para el acompañamiento. Estaba tan cansado de gritar que ya mi voz se me puso delgada, no pudiendo resistir y yo más que lo intentaba cantando y me salieron como dos “gallos” por falta de líquido en la garganta.

Para hacer 45 minutos tuvimos que esperar como 5 horas de grabación por que la gente se atrasaba, etc. Afortunadamente el público aparte de estar muy aburrido no se fué como sí ocurrió en la segunda edición del programa en mi colegio.

*CON UN SIMPÁTICO FINAL, GALO ES DESPEDIDO POR UNOS ROCKEROS QUE YA HABÍAN ACTUADO HACIÉNDOLO PASAR POR UN DEMENTE DEL MANICOMIO*

*LOS PRIMEROS QUE SE ATREVIERON A CONCURSAR. UNOS, POR AYUDAR A UN AMIGO. OTROS, SIMPLE CURIOSIDAD*


Texto Original :






No hay comentarios:

Publicar un comentario